El aborto, un problema moral, social y emocional

He escuchado con detenimiento los diversos planteamientos y opiniones personales en torno al tema del aborto.

Como ciudadana respetuosa de las normas, y sobre todo de lo que establece la Constitución dominicana, estoy consciente de que la vida, desde la concesión hasta la muerte es un derecho fundamental, sin embargo, entiendo la posición de las personas que abogan por que se apruebe el aborto por tres causales: Incesto, violación o malformación.

Hurgando entre algunas publicaciones, encontré un interesante artículo de Dennis Prager, que me permito compartir con ustedes.

Hablemos sobre uno de los temas que más carga emocional tiene -el aborto-, pero sin ningún tipo de emoción.

Además, ni siquiera toquemos el tema que más preocupa a la hora de debatir sobre este tema -si el aborto debe ser legal o ilegal. El único tema que importa aquí es el moral: ¿Terminar con la vida de un feto humano es moral?

Comencemos con esta pregunta: el feto humano, ¿tiene algún valor o derecho? En el día de hoy, el hecho de que el feto humano es vida humana es una realidad científica. Quienes sostienen que el feto humano no tiene derechos dicen que el feto no es una persona. Sin embargo, aún si crees eso, no quiere decir que el feto no tenga valor intrínseco ni derechos. Hay muchos seres vivos que no son personas que tienen valor y derechos: los perros y otros animales, por ejemplo. Y este es el argumento moral número uno: Un ser vivo no tiene que ser una persona para tener valor moral intrínseco y derechos.

Cuando los enfrentan con este argumento, suelen cambiar de tema para hablar sobre los derechos de la madre -refiriéndose al derecho de una madre de terminar con la vida de su feto bajo cualquier circunstancia, por cualquier motivo y en cualquier etapa de su embarazo. ¿Eso es moral? Sólo lo es si creemos que el feto humano no tiene valor intrínseco. Sin embargo, en la mayoría de los casos, casi todos creen que el feto humano tiene valor esencialmente infinito y un derecho a vivir casi absoluto. ¿Cuándo? Cuando una mujer embarazada quiere darlo a luz. Entonces, la sociedad -y sus leyes- consideran al feto tan valioso como para determinar que, si alguien lo matara, esa persona podría ser condenada por homicidio. Muchas personas consideran que el feto carece de valor cuando la mujer embarazada no desea dar a luz. Ahora bien, ¿eso tiene sentido?

No parece. Un feto humano tiene valor o no lo tiene. Y este es el argumento moral número dos: ¿Con qué fundamentos morales sólo la madre puede decidir sobre el valor de un feto? Claro está que no hacemos eso con un niño recién nacido. Es la sociedad, pero no la madre -o el padre-, que determina si un niño recién nacido tiene valor y derecho a vivir.

Entonces, el tema es: ¿Por qué eso es diferente antes de que nazca el ser humano? ¿Por qué una persona, una madre, termina determinando si ese ser tiene derecho a vivir o no? Las personas responden diciendo que la mujer tiene derecho a “controlar su cuerpo”. Pues eso es absolutamente correcto. Sin embargo, el problema en este caso es que el feto no es “su cuerpo”, sino que está dentro de su cuerpo. Es un cuerpo separado. Y este es el argumento moral número tres: Nunca nadie le pregunta a una mujer embarazada: “¿Cómo está tu cuerpo?” cuando quiere saber sobre el bebé que lleva en el vientre. La gente pregunta: “¿Cómo está el bebé?”.

Argumento moral número cuatro: Casi todos están de acuerdo en que matar a un bebé luego de que sale de la panza constituye un asesinato, pero matarlo deliberadamente unos meses antes del nacimiento no llega a considerarse más moralmente problemático que extraerse una muela. ¿Cómo se hace para que esto tenga sentido?

Y este es el argumento moral número cinco: ¿Acaso no hay instancias en que casi todo el mundo -incluso aquellos que son pro-aborto- reconocerían que el aborto podría no ser moral? Por ejemplo, ¿sería moral abortar a un feto mujer sólo porque la madre prefiere a los varones -tal como sucedió millones de veces en China y en otras partes del mundo? Y otro ejemplo más: digamos que la ciencia desarrolla un método para determinar si un niño en el vientre es homosexual o heterosexual. ¿Sería moral matar a un feto homosexual porque la madre no quiere tener un hijo homosexual?

La gente puede dar razones prácticas para no criminalizar todos los abortos. La gente puede disentir en cuanto al momento en que comienza a considerarse que el feto es una persona y en cuanto a la moralidad del aborto luego de una violación o incesto. Sin embargo, seamos claros respecto de la gran mayoría de abortos -los de mujeres saludables que abortan fetos saludables. La mayoría de estos abortos simplemente no son morales.

Las buenas sociedades pueden sobrevivir a las personas que cometen actos inmorales. Pero una buena sociedad no puede sobrevivir si califica de morales a cosas que son inmorales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *