EL PERFUME, AL IGUAL QUE TU ROPA, REVELA MUCHO DE TI

Un perfume revela de ti mucho más de lo que te imaginas.

Los aromas, al igual que las mujeres, tienen personalidad propia, por eso no solo rememoran sentimientos y momentos específicos, sino que (como la ropa) revelan mucho de tu carácter y definen tu estilo. Hasta hay quienes dicen: “Dime qué perfume usas y te diré como eres.”

Grandes famosos en el campo de la moda dominan hoy la industria de la perfumería y han creado esencias, colonias o lociones que llevan su nombre (Carolina Herrera, Coco Chanel, Michel Kors, Christian Dior, Nina Ricci, entre otros)
Entre los perfumes más famosos y vendidos del mundo están: Chanel, La Vie Est Belle, J´adore, Ángel o demonio, La Petite Robe Noir, Goodgirl, Light Blue, Jasmin, Dolce & Gabbana, Black Opium, Calvin Klein, Amor Amor Cacharel, Paco Rabanne, Givenchy y Armani Mujer.

HISTORIA DE LOS PERFUMES

El hombre de la Edad de Piedra descubre el fuego y con este hallazgo conoce los aromas de maderas y resinas quemadas. Se constituyó en un rito ofrendar el humo que se desprendía de su combustión para honrar a los poderes celestiales.

Los sacerdotes egipcios se encargaban de elaborar substancias aromáticas, cuyas fórmulas se guardaban con mucho celo; en tanto que en Persia se maceraban y se exprimían las flores para aprovechar sus agradables olores.

Babilonia fue el jardín aromático más importante del mundo y Semiramis (creadora de los famosos jardines colgantes) pidió que trajeran flores exóticas de la India y Arabia, así como árboles de resinas odoríferas, a fin de producir perfumes.

Los Romanos, a través del humo de materias olorosas, honraban a sus dioses y emperadores ungiéndolos con aceites perfumados como sándalo, tomillo, lavanda o enebro.

Los árabes inventan la destilación de aceites de plantas, novedad que facilitó el comercio y el transporte de las sustancias aromáticas. Entonces el perfume se pone de moda en la alta sociedad como signo de opulencia, aunque el verdadero arte de la perfumería inicia en el siglo XV.

Hasta comienzos del 1800 los aromas sirven, de manera especial, para esconder la falta de higiene. La gente más distinguida aguantaba los olores con un pañuelo perfumado que llevaba bajo la nariz.

TIPOS DE FRAGANCIAS:

Son muchos los tipos de fragancias que nos ofertan en la actualidad: florales, sensuales, románticas, acarameladas, atrevidas, vanguardistas dinámicas, casuales, cítricas, dulces, frescas, especiadas, juveniles…. Pero la elección no debe hacerse a la ligera porque cada olor transmite (sin hablar) sensaciones, emociones y sentimientos.

¿CUÁL ES EL MEJOR PERFUME?

Resulta difícil establecer cuál es el mejor perfume, porque nuestros gustos son diferentes y las opciones interminables. Esto motiva a las damas a experimentar con nuevas fragancias y a usarlas de acuerdo a la ocasión, intención o estado de ánimo.

UN ARMA DE SEDUCCIÓN

Ahora bien, de lo que no cabe duda es que a la mayoría de los hombres les atrae el olor de una esencia exquisita y que unas gotas de perfume se convierten en un arma de seducción y propician un acercamiento de los varones hacia las hembras. En ocasiones, un perfume resulta afrodisíaco.

Investigaciones científicas realizadas en este sentido señalan que los hombres “mejoran su humor y se convierten en personas relajadas y sociables si se sienten a gusto con el aroma que perciben y que el mantenerse concentrado en la fragancia femenina hará que no juzguen con tanta facilidad los rasgos físicos de esta.”

,
RECOMENDACIONES:

. Para prolongar y sacar mejor provecho a tu perfume, aplícalo en las zonas del cuerpo con más temperatura, como los brazos, las muñecas, el cuello, el cabello, los hombros y las piernas. De esta forma, ante cualquier movimiento, la fragancia se adueñará del ambiente.

. Ten presente que los aromas perduran mucho más tiempo en la piel humectada, porque si está seca se evapora con mayor facilidad.

. Si de romance se trata, aplícate tu fragancia detrás de las orejas y en la base del cuello, que son lugares estratégicos de seducción.

.
. Guarda tus perfumes en un lugar seco, fresco y con poca luz, pues de esta forma de conservan mejor.

. No olvides que nuestro cuerpo transforma cada perfume en base al PH, la temperatura corporal y la secreción sebácea, por eso, una misma aroma puede oler diferente dependiendo de quien se la aplique.

. Siempre prueba un perfume antes de comprarlo (en tu piel, específicamente en la muñeca, no en las tiras de papel) y no lo hagas si ese día te has aplicado otro, porque el aroma de alterará.

. Sigue el camino olfativo del perfume, el cual cuenta de tres notas que percibes desde los 15 minutos hasta 5 horas después de la aplicación. Huélelo según avanza el día y si en verdad te gusta, cómpralo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *