Finaliza la navidad, inicia tu desintoxicación

Durante las fiestas decembrinas tendemos a caer en excesos con la ingesta de alimentos, comidas y bebidas no saludables (procesados, enlatados, harinas refinadas, mucho alcohol), cargados de toxinas, los cuales no son asimilados por el cuerpo y provocan aletargamiento, envejecimiento de las células, debilidad en el sistema inmunológico y aumento de peso.

Concluido el período festivo de fin de año, es hora de depurar el cuerpo y esto puede lograrse con procesos simples, que si bien no son mágicos y requieren constancia, si los seguimos al pie de la letra terminaremos sintiéndonos más saludables, optimistas, con más energía y podremos lucir radiantes.
¿DE DÓNDE PROVIENEN LAS TOXINAS?

No podemos evitar totalmente las múltiples toxinas que invaden nuestro organismo, porque muchas son generadas por nosotros mismos; pero sí es posible deshacernos de las adquiridas a través de la alimentación, de manera especial durante las vacaciones y las celebraciones navideñas.

Las toxinas de origen ambiental (exógenas) entran al organismo por las vías respiratorias (gases y humo) o por las vías cutáneas y las mucosas (pinturas, insecticidas). Pero otras las produce nuestro cuerpo (endógenas) ingresan por las vías digestivas (alcohol, colorantes artificiales, medicamentos, exceso de grasas, conservantes).

Las sustancias tóxicas nos van envenenando poco a poco y cuando el cuerpo recibe una cantidad superior a las que podemos eliminar a través de la materia fecal, la orina y el sudor, comienza a presentar síntomas que aunque muchas veces pasamos por alto que pueden provocarnos serios problemas de salud.

¿CÓMO DESINTOXICARNOS?

Roberto Gabarroche, nutricionista de Clínica Avansalud, aconseja que para desintoxicarnos es preciso eliminar de la dieta las bebidas gaseosas, azúcar, quesos maduros, mantequilla, crema, tocino, paté, embutidos, harinas refinadas (blancas), condimentos artificiales, helados, pastelería, alcohol y la cafeína.

Otras recomendaciones de este experto son: tomar ocho vasos de agua durante el día, comer despacio y realizar cinco comidas pequeñas (en vez de dos o tres copiosas), practicar ejercicios por lo menos durante 30 minutos al día, dormir un mínimo de siete hora diariamente y consumir los siguientes alimentos purificadores:

Frutas: Manzanas, peras, damascos, castañas, higos, cocos, pomelos, bananas, naranjas, nueces, ciruelas y toronjas.
Vegetales: Brócoli, apio, zanahorias, col, maíz, berenjenas, pepino, lechuga, chirivía, papas, hongos, espinaca, batatas, tomates.
Proteínas: Carnes blancas, pescado y pavo; pero si deseas resultados más drásticos, elimina el consumo de carne. Si no puedes prescindir de ella, al menos evita las rojas.

Granos, semillas: Arroz integral, frijoles, semillas de girasol, quinua, lentejas.

Variedad: Miel sin procesar, leche (de almendra o soja, evita los lácteos por los días que desintoxiques), aceite de sésamo o de linaza, aceite extra virgen de oliva, salsa de soya (baja en sal), albahaca, hierbas frescas y especias.

También sugiere el doctor Gabaroche que se reduzca el consumo de sal y se utilicen para cocer y sazonar los alimentos condimentos naturales (cilantro, perejil, orégano, eneldo, jengibre) y evitar los que resulten muy picantes, como el ají y la pimienta, porque estimulan el apetito e incrementan la irritación gástrica.

OTRAS SUGERENCIAS PARA DEPURAR NUESTRO ORGANISMO SON LAS SIGUIENTES:

•Comienza tus mañanas con un té de ginseng concentrado o de manzanilla.

•Para balancear el pH del cuerpo, mezcla el jugo de medio limón con una cucharadita de bicarbonato de sodio y tómalo previo al desayuno.

•Durante el día, reemplaza tus bebidas regulares por agua caliente con limón.

•Camina a diario para estimular la circulación o practica yoga.

Por las noches, si sufres de estreñimiento, ingiere una sopa caliente de batatas con miel mezcladas con su propio líquido de cocción. Ingiérela al menos por dos semanas.

No olvides que al desintoxicar tu cuerpo limpias la sangre, mediante la expulsión de las impurezas procesadas a través del hígado y que cuando no se filtran debidamente las toxinas todas las células del cuerpo se afectan.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *