La tragedia de Río Verde, cine social y de época que recrea la historia

Sobresale, por su recreación de época la reivindicación de un director que ha renovado su carrera. Buena historia, actuaciones dignas y bien logrados vestuario, tono visual y ambientación. No es una película deportiva. Es drama sobre el discrimen.

José Rafael Sosa
El cine, por sus características artísticas e industriales, dista mucho de ser una religión, pese a lo cual, puede dar lugar a redenciones. El caso de Miguel Vásquez es una de ellas.

Y no es que sea redentor del cine, sino que reinventor de si mismo. Teniendo tras de sí muestras del cine comercial de clarísimas tendencias sensacionalistas u oportunistas, en el marco de las cuales el cine como arte, fue el primer abatimiento.

La Tragedia de Río Verde de Vásquez (Éxito por Intercambio (2003), Lío de Faldas (2012) y El Béisbol Dominicano (2014), es un rescate de histórico de un episodio trágico, aun cuando sólo lo toma como base y desarrolla una ficción Vásquez.

La cinta comporta buenos valores de producción y es una superación infinitamente más consistente a partir del promedio del cine que hacemos.

Los efectos especiales y de animación digital que recrean vivamente acontecimientos que solo han estado en los libros, los periódicos de la época y en la memoria emotiva de quienes, cada año, como la Asociación de Cronistas de Santiago, se han ocupado de mantener vivo.

La cinta es homenaje digno al recuerdo y sacrificio del Santiago Béisbol Club con la fotografía logra captar el color y el espectro provincial y pueblerino, a pesar de que muchos de los ambientes provincianos son construidos en Estudios Quitasueño, a lo que se agrega un disfrutable conjunto de actuaciones, lideradas por Johnnié Mercedes, Franklin Domínguez y Ernesto Báez. La protagonista femenina, Dulcita Lieggi, centrados, aun cuando una mejor actuación, sobre todo en lo dramático, siempre es posible y deseable.

Lo mejorable
La tragedia del Río Verde no es una obra cinematográfica perfecta, ni está llamada a llenar su cesta de premios internacionales, lo que no le restará valor.

Presenta algunos detalles mejorables aquí y allá .Nos habría gustado una cámara más diversa y movida, en secuencias más extensas, pero su signo nos deja en momentos sensaciones de inmovilidad o encierro televisivo.
La canción Me parece que están hablando de Santiago, original del director, es excelente y muy emocional, pero se usa excesivamente. Menos exposición habría aumentado su efectividad.

Recomendable
Corresponde ahora al público, dar la respuesta a este buen proyecto de cine. La recomendamos como cine, como historia y como muestra de la superación de que es capaz un director que vuelve sobre sus pasos, enmienda errores y supera esquemas incompletos e impropios, y nos deja claro que las redenciones son posibles incluso fuera de los ámbitos eclesiásticos. Miguel Vásquez es un director renovado. Y respetable.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *