Luguelin Santos gana en la Liga Diamante

BRUSELAS. El dominicano Luguelin Santos, subcampeón olímpico de 400 en Londres 2012, regresó en Bruselas a la senda de la victoria al imponerse en la carrera que remataba la Liga de Diamante con un tiempo de 45.67 segundos.

Santos, nacido en Bayaguana hace 23 años, surgió de la última curva con una imperceptible ventaja que fue aumentando a lo largo de la recta hasta vencer con un amplio margen de 43 centésimas.

El segundo puesto fue para Rabah Yousif (46.10) y el tercero para Martyn Rooney (46.29), ambos británicos.

Luguelin Santos fue también medallista de bronce en los Mundiales de Moscú.

Santos viene de ganar la medalla de oro tanto en la prueba individual de su especialidad como en la cuarteta 4X400 en los Juegos Olímpicos Universitarios, en Taiwán.

Lyles, de 19 años, reina en el 200

Noah Lyles, estadounidense de 19 años, dos veces campeón mundial júnior, batió a todos en los 200 metros de la reunión de Bruselas, última de la Diamond League, con un tiempo de 20 segundos justos, en tanto que el campeón mundial, el turco Ramil Guliyev, llegó tercero con 20.02.

La Liga de Diamante, que comenzó el 5 de mayo en Doha, concluyó este viernes en Bruselas con el memorial Ivo Van Damme, segunda de las dos finales (la otra era Zúrich) y decimocuarta etapa del circuito más prestigioso de mítines atléticos.

Lyles, que no se clasificó para los Mundiales de Londres, aprovechó la ausencia del sudafricano Wayde Van Niekerk para alzarse con el diamante y los 50.000 dólares que lleva aparejados. Su compatriota Ameer Webb tardó una centésima más en llegar.

La jamaicana Elaine Thompson, doble campeona olímpica de velocidad en Río 2016, se resarció de una deficiente campaña con una victoria en los 100 metros y un crono de 10.92 con el que relegó al segundo puesto a la marfileña Marie-Josee Ta Lou (10.93), en ausencia de la campeona mundial, la estadounidense Torui Bowie.

Otro jamaicano, Yohan Blake, campeón mundial de 100 metros en 2011 tras la descalificación de Usain Bolt por salida falsa, cerró su temporada en Bruselas con una victoria en 10.02. La carrera no formaba parte de la Diamond League y faltaban muchos de los grandes, incluido el campeón del mundo, el estadounidense Justin Gatlin. El estadounidense Michael Rodgers fue segundo con 10.09.

La bahamesa Shaunae Miller-Uibo, campeona olímpica de 400, remató la temporada en gran forma, olvidando su fracaso en los Mundiales de Londres (donde no subió al podio) con una victoria en 49.46, mejor marca mundial del año. Era su segundo diamante, en Zúrich había ganado el de 200.

La bahrainí de 19 años Salwa Naser, segunda, batió el récord nacional con 49.88.

En los 800, el botsuanés Nijel Amos, con un crono de 1:44.53, frenó los impulsos de la pareja polaca formada por Marcin Lewandowski (1:44.77) y Adam Kszczot (1:44.84), que le escoltaron en el podio.

Los 1.500, prueba no incluida en el programa de la Diamond League, tuvo como ganador al campeón del mundo, el keniano Elijah Manangoi, con un tiempo discreto de 3:38.97 que le bastó para batir al francés Mahiedine Mekhissi-Benabbad (3:39.42), mientras que el español Adel Mechaal repitió el puesto que obtuvo en el Mundial de Londres: cuarto, ahora con 3:40.43.

La keniana Hellen Obiri, campeona del mundo de 5.000, se colgó el diamante con un tiempo de 14:25.88 tras doblegar por dos segundos a su compatriota Caroline Kipkirui, la única que pudo resistir su ritmo hasta el último giro.

El español Orlando Ortega, subcampeón olímpico de 110 metros vallas, se clasificó segundo en la final de la Diamond League de Bruselas, por detrás del subcampeón mundial, el ruso Sergey Shubenkov y a sólo tres centésimas de revalidar su diamante.

Ortega partía con la sexta marca del año entre los contendientes y ejecutó una carrera sin fallos. Sólo cedió ante Shubenkov, que se impuso con 13.14, tres centésimas más rápido que el español. El estadounidense Aries Merritt, plusmarquista mundial con 12.80, completó un podio de lujo con 13.20, en ausencia del campeón mundial, el jamaicano Omar McLeod.

El keniano Conseslus Kipruto, campeón mundial y olímpico de 3.000 m obstáculos, refrendó su hegemonía en el estadio rey Balduino con un formidable esprint que le dio el triunfo con 8:04.73 por una décima sobre el marroquí Soufiane El Bakkali. El estadounidense Evan Jager cayó en la última ría y fue tercero con 8:11.71.

Maria Lasitskene, campeona mundial e invicta durante toda la temporada, se alzó con el diamante en salto de altura después de dos años de triunfos de la española Ruth Beitia, actual campeona olímpica, que esta vez no se clasificó para la final. La rusa se quedó sin rivales al saltar 1,97, luego saltó 2,02 y terminó atacando sin éxito los 2,08. La ucraniana Yuliya Levchenko, plata en el Mundial, fue segunda aquí con 1,94.

En longitud, la serbia Ivana Spanovic sentenció la contienda con su último salto, de 6,70 metros, con el que revalidó su diamante y desbancó a la británica Lorraine Ugen, que dominaba con 6,65 y fue segunda con un centímetro más que la estadounidense Shakeela Saunders. La campeona mundial, Brittney Reese (USA), fue quinta con 6,61, a dos centímetros de la campeona olímpica, su compatriota Tianna Bartoletta.

Los lanzadores de peso compitieron el día anterior en la Plaza de la Moneda y el campeón olímpico, Ryan Crouser, volvió a perder, como en los Mundiales de Londres. El líder mundial del año (22,65 metros) se inclinó ante su compatriota Darren Hill, que batió el récord del mitin con 22,44, siete centímetros más que Crouser en un triplete estadounidense que completó Joe Kovacs con 21.62.

La croata Sandra Perkovic, doble campeona olímpica y mundial de disco, logró su sexto diamante consecutivo con un lanzamiento de 68,82 metros, tres más que la australiana Dani Stevens (65,95), subcampeona mundial. La cubana Denia Caballero subió al podio con su último tiro (64,61).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *