¿Por qué, Emma Polanco, para rectora de la UASD?

Hay cientos de razones, miles, quizás, para elegir a una mujer como la primera rectora, -gerente-, diría yo, en la historia dominicana, me refiero, a la Universidad Santo Tomás de Aquino. Hoy, -Universidad Autónoma de Santo Domingo -UASD-.

Puño y letra

Un 28 de octubre, de 1538, cuando la Bula papal Apostolatus Culmine, autorizara su creación, la primera sede en América, fue establecida en la ciudad de Santo Domingo, capital de República Dominicana, convirtiéndose en la decana del continente.

Dicho, lo anterior, sin temor a dudas, enumeraré algunos puntos, que adornan a la doctora Emma Polanco Melo, para convertirse en la primera y única mujer, en la historia de la UASD, que llega a esa posición de rectora, en la academia.

Tomando como ejemplo, el libro de los proverbios, de la Santa Biblia, específicamente, el capítulo 31, nos encontramos con un hermoso poema acróstico de 22 estrofas. Cada estrofa, en su versión original, en Hebreo, comienza con cada una de las 22 letras del alfabeto Hebreo, en forma sucesiva. El tema de esta obra literaria es la mujer virtuosa.

En cuanto al autor humano de este poema, pudo haber sido escrito por Lemuel o por un autor anónimo como un apéndice para el libro. La primera estrofa, versículo 10, dice así: “Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?, Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.” El adjetivo virtuoso, significa que se ejercita en la virtud u obra, según ella.

Es precisamente, en esta primera parte, en lo cual baso este escrito, para decir que, la doctora Emma Polanco, es una mujer virtuosa, porque en su paso como decana de Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, demostró que es una gerente a carta cabal, que cumple con sus palabras.

La doctora Polanco Melo, goza de una simpatía amplia, por parte de sus seguidores, quiénes, ha manifestado su respaldo total, a las aspiraciones de una mujer que, ha dicho en varias ocasiones que, su principal compromiso, es precisamente con los académicos/as de verdad, a quienes les denle ver como su Alma Master, se ha sumergido en el olvido de aquellos a quienes les dio luz, colocándolos en el umbral de conocimiento.

La virtud, de Emma Polanco Melo, es tan evidente hasta el punto que has dispuesto su alma para accionar conforme a la ley moral y conforme a los principios de la palabra de Dios, y de los principios mismo de la Universidad.

Mis queridos, muy amigos, colegas, y predilectos lectores, cuando usted, escucha de los labios de una mujer, no cualquier mujer, una como la doctora Emma Polanco Melo, decir: “Es tiempo de que la academia se sume de manera directa a la lucha contra la violencia de género e intrafamiliar que se registra en el país”, esto habla de una mujer a quien de verdad, le preocupan los temas nacionales, y por ende, es a mi juicio – una mujer virtuosa- por tanto, tiene capacidad, diligencia, dignidad y bondad. Una mujer así, es una joya. Que se merece nuestra confianza, nuestros votos.

Pero, aún mejor, ella – Emma Polanco Melo-, es una joya, como mujer, y como candidata a rectora. Mejor todavía, más preciosa que una joya. Porque el proverbio dice que es más valiosa que las piedras preciosas. Dichoso o bienaventurado quien halle a una mujer así.

Sólo una mujer, como la doctora Emma Polanco Melo, se atreve a comprometerse con la sociedad, en sentido general, para hacer de la Universidad, una academia con una política de investigación científica real, correspondientes a las necesidades nacional del País.

Esto, demuestra la voluntad, y el compromiso de la doctora Emma Polanco Melo, y de su equipo de vicerrectores y directores, para hacer de la Universidad más vieja del nuevo mundo, una institución ejemplar, donde todos/as dispongamos nuestro interés, por el país, la academia y los estudiantes, para así, llegar a hacer de la UASD, la universidad que la República Dominicana, sueña tener, y que ya inicia ahora.

Estas, han sido las razones, por la que entiendo yo, que Emma Polanco, debe ser la próxima rectora de la UASD.

Por: Arianny – (Ariel)- Suero
EL AUTOR. Es periodista, catedrático, investigador científico. Reside en Santo Domingo Norte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *