¿A quién le conviene el estrés?

En mis primeros estudios en la carrera de derecho, realicé un breve ensayo sobre el estrés y las consecuencias del mismo en el organismo.

Las investigaciones que hice en ese entonces en torno a este tema, me dejaron sorprendida, pues en ocasiones manifestamos sentirnos estresarnos y no hacemos nada para combatir esta condición.

El estrés es una reacción fisiológica del organismo en la que participan diversos mecanismos de defensa para enfrentar una situación que se percibe como amenazante.

Fisiológica o biológica se trata de una respuesta del organismo a un factor ambiental o un estímulo inusual. Es la manera en que un cuerpo reacciona a un desafío. De acuerdo con el evento estresante, la manera del cuerpo a responder al estrés es mediante el sistema nervioso simpático de activación que da lugar a la respuesta de lucha o huida.

Muchas veces no ponemos especial cuidado al estrés prolongado, que puede llevar a los individuos a desenlaces funestos.

Y es que mantenerse de forma permanente con esta condición es sumamente peligro, y puede poner en riesgo la vida de los individuos que lo padecen.

Es posible que, por asuntos laborales, compromisos, etc., sientas un dolor de cabeza y de inmediato pienses que se trata de una enfermedad, el insomnio frecuente o la disminución de tu productividad en el trabajo. sin embargo es provable que  el culpable  sea el estrés.

Los síntomas del estrés pueden afectar el cuerpo, los pensamientos, las emociones y el comportamiento. Saber identificar los síntomas comunes del estrés, es un gran paso para poder manejarlos.

Si no se controla, puede desencadenar muchos problemas de salud, como presión arterial alta, enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes.

Entre los efectos comunes del estrés en el estado de ánimo, podemos encontrar: ansiedad, agitación, falta de motivación, falta de concentración, agobio, irritabilidad, ira, tristeza y depresión.

A esto podemos añadir los efectos habituales que causa en el comportamiento, como, por ejemplo: comer en exceso, falta de apetito, arranques de ira, abuso de alcohol o de drogas, consumo de tabaco, retraimiento social, falta de deseo sexual, falta de movilidad.

A propósito de estos síntomas, comparto con ustedes las consideraciones del conferencista, Coash, escritor y consultor dominicano Diego Sosa, con el título ¿A quién le conviene el estrés?

¡Voy a morir de estrés! –me dijo una amiga en estos días. Nos encontramos en el supermercado y quería mi consejo para no “morir en el camino”.

–¿Cuál de tus libros es el que me va a ayudar con este tema?
–Migomismo –le respondí con tranquilidad.

Mi amiga trabaja a tiempo completo y es madre… también a tiempo completo. Es la administradora del hogar y todo lo demás que incluye la vida de la mujer moderna.
Al explicarle que el estrés no es malo, sino una función natural del cuerpo. Me observó acentuando todas sus líneas de expresión.

Los que creen que el estrés es malo lo reciben como tal y tienen más problemas circulatorios que los que lo perciben como parte del funcionamiento natural.
La naturaleza nos dotó de cortisol, él nos prepara para la pelea o la huida. Esta hormona se libera para ponernos atentos y poder utilizar todas las energías que tenemos disponibles en momentos explosivos. Lo malo es vivir en ese estado de tensión.

Cuando me toca salir a un escenario con miles de personas enfrente, por ejemplo, me sería imposible lograr mi máxima concentración y recolectar toda la energía necesaria si no tuviera estrés. O sea, cortisol corriendo por mi flujo escarlata.

Energizarme al máximo lo logro con el estrés. Al terminar mi presentación sigo con estrés. El momento que debo reconocer es cuando ya no necesitaré el estrés, en ese instante comienzo a desconstruirlo.

No quiero hablar, me recojo, nada de redes sociales ni trabajo: Es la hora de permitir que el cortisol salga del aparato circulatorio.

Si al salir de una presentación tengo la posibilidad de compartir con amigos, trato de no hacerlo. Prefiero días menos intensos, así cambio algunas hormonas y con muy poco estrés puedo seguir adelante.

Lo que le pasa a la gran mayoría de las personas que toman el estrés como un mal compañero, es que al salir de un día de trabajo rico en tensión no toman el tiempo de desconectar esa parte, no escuchan música, sino noticias, por ejemplo.

Puede ser que su pareja o sus hijos estén con un poquito de estrés, si llega peleando todos se llenarán de cortisol y se prepararán para la gran pelea. ¿Qué piensa que pasará si nos dejamos contagiar de la buena vibra de los demás?

Por: Diego Sosa
Más sobre cómo construir el éxito en el libro: ¡Alcanza la cumbre!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *