¡Alerta! algunos fármacos no deben mezclarse entre sí o con ciertos suplementos alimenticios

Por razones de salud, en ocasiones nos vemos obligados a consumir de forma regular ciertos fármacos, pero ignoramos el riesgo que existe si los combinamos entre sí o con determinados suplementos alimenticios, ya que no solo su efectividad disminuye sino que los resultados pueden ser adversos.

Dado el peligro que implica la mezcla de medicinas o su consumo concomitante con algunos productos, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) hace una advertencia en ese sentido y persuade a la población para que tenga cuidado al ingerir medicamentos (recetados o de venta libre).

El norteamericano Robert Mozersky, especialista en medicina interna, asegura que algunos suplementos alimenticios pueden intensificar o abreviar el efecto de su medicación, que podría tener consecuencias que en algunos casos podrían ser muy graves y en ciertas circunstancias hasta mortales.

Señala el profesional de la salud, quien labora en la FDA, que los medicamentos para el VIH/SIDA, las cardiopatías o la depresión, los tratamientos para los trasplantes de órganos, y las píldoras anticonceptivas, son menos eficaces cuando se toman en combinación con la hierba de San Juan, que es un suplemento herbolario.

Sostiene que la warfarina (anticoagulante de prescripción médica), el ginkgo biloba (un suplemento herbolario), la aspirina y la vitamina E (otro suplemento) tienen el poder de adelgazar la sangre y cualquiera de ellos, (si se consumen juntos) incrementan en un paciente las posibilidades de sufrir hemorragia interna o un derrame cerebral.

Advierte también que los llamados “productos naturales” no son tan inofensivos y seguros como la gente piensa, debido a que sus componentes tienen la capacidad de interactuar con los medicamentos o representar un peligro para personas aquejadas de ciertas enfermedades.

Asimismo, indica que el metabolismo de los niños es particular y de acuerdo a la edad el ritmo de metabolización varía, por lo cual es preciso tomar en cuenta los resultados que podrían darse cuando se les administran ciertos medicamentos junto con suplementos alimenticios.

El Boletín Salud180.com publica un interesante artículo donde aconseja que los siguientes medicamentos no deben tomarse juntos:

1. Antidepresivos y analgésicos, porque la combinación de estos fármacos aumenta el riesgo de sangrado en estómago y esófago y de sufrir agitación, aumento de temperatura corporal, ritmo cardiaco y respiración acelerados.

2. Anticoagulantes y aspirina, ya que esta mixtura resulta muy perjudicial para el cuerpo, porque ambos cumplen la función de evitar la formación de coágulos, y al tomarlos juntos aumenta el riesgo de registrar una hemorragia interna y externa.

3. Los analgésicos y ansiolíticos, si se ingieren al mismo tiempo aceleran la respiración y el ritmo cardiaco y hasta podrían provocar la muerte.,

4. Los opioides y el acetaminofén, cuando o se toman de forma simultánea y en cantidades superiores a las recomendadas, tienen efectos son mortales, porque originan daños irreversibles en el hígado.

5. Medicamentos para la tos y antihistamínicos, porque este tipo de fármacos contienen ingredientes en común e implican riesgo de sufrir una sobredosis, lo cual provoca un efecto sedante, somnolencia.

6.- Betabloqueantes e insulina, puesto que consumidos juntos potencian la hipoglucemia y pueden provocar graves daños a los diabéticos.

7.- Analgésicos opioides (carisoprodol), con relajantes musculares (metocarbamol), porque su uso combinado afecta a la función respiratoria de los pacientes que los consumen.

8.-Antiepilépticos más antifúngicos, para evitar correr el riesgo de que se inhiba la degradación del antiepiléptico en el hígado, lo que podría llevarnos a presentar síntomas que van desde el mareo, ataxia, alteraciones mentales y motoras, y hasta amnesia.

Héctor J. Hernández, doctor en Farmacia, presenta las siguientes recomendaciones para evitar interacción entre medicamentos, con comidas, bebidas o debido a condiciones de salud específicas:

– Conozca sus medicamentos, sepa el nombre y para que condición o síntoma lo está utilizando.

– En lo posible, utilice la misma farmacia ya que todos los medicamentos dispensados estarán en su expediente. Al momento del farmacéutico evaluar su receta puede determinar si existe alguna interacción entre sus medicinas, contactar a su médico de ser necesario o brindarle instrucciones específicas de cómo utilizar su medicamento para prevenir la interacción.

– Mantenga una lista de todos los medicamentos que utiliza y actualícelo frecuentemente.

– Comparta la lista con los diferentes médicos o especialistas que visite.

– Haga de conocimiento de su médico y de su farmacéutico cuáles son los medicamentos que utiliza.

– Si es la primera vez que le prescriben el medicamento solicite la consulta con el farmacéutico, el cual le orientará al respecto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *