Gabriella Herrera a su llegada