Las orquídeas, hermosas plantas cargadas de personalidad

Las orquídeas son plantas exóticas que producen hermosas flores, aunque parezca dificil, cuidarlas en sencillo y no implica gran inversión de tiempo o dinero.

La phalaenopsis (más conocida como orquídea alevilla u orquídea mariposa) es la variedad más común, pero existen muchas especies distintas de orquídeas.

Delicadas como su belleza, estas impresionantes flores requieren unos cuidados básicos que no son muy complicados.
Es conveniente saber cómo cuidar a las orquídeas y sus preferencias específicas como la cantidad de riego, la luz que necesitan, la temperatura y el tipo de ambiente.

La luz ideal para tu orquídea

La orquídea Phalaenopsis tiene una gran necesidad de luz, es por ello encontrar el lugar adecuado para una correcta floración.

Para cuidar de las orquídeas moradas, lo ideal es colocarla cerca de una ventana o una terraza, pero ten cuidado con la luz directa en sus hojas. En interflora.es encuentras consejos útiles para decorar tu hogar con esta versátil especie floral, capaz de alegrar cualquier espacio en el hogar.

Temperatura adecuada

La temperatura ideal para esta especie oscila entre los 22ºC durante el día y entre 16º y 20ºC por la noche.

Orquídeas y Humedad

La orquídea necesita un alto nivel de humedad que se mantenga entre el 60 y el 80% para ella todo el tiempo.

¿Cómo regar una orquídea?

Las orquídeas por lo general no necesitan una gran cantidad de agua para su floración.

Por lo general es recomendable regarlas una vez por semana, cuando la tierra esté seca, dependiendo de la estación del año en la que estés.

Sobre los nutrientes

Aportar nutrientes a tus orquídeas es una buena manera de impulsar el crecimiento natural y la aparición de una nueva flor.

Cuidado con las plagas

Las plagas más comunes que puedes encontrar en las orquídeas son los caracoles y las babosas, sobre todos si están en el jardín.

Si observas algún síntoma de estos te recomendamos que consultes en un centro de jardinería especializado o alguna floristería donde expertos en el tema puedan ayudarte y recomendar productos para controlar estas plagas tan molestas.

Las macetas para orquídeas

Por lo general, las orquídeas naturales en maceta suelen crecer mejor si esta es relativamente pequeña.

Una maceta de plástico suele ser una buena elección, ya que cuando toca replantarla, se puede separar mucho más fácil e incluso, dado el caso, se puede cortar sin problemas para sacar las raíces lo más compactas posible.

Macetas al inicio

Se aconseja que debemos realizar un trasplante de nuestra orquídea cada dos o tres años, sin importar cuál sea la condición de esta. Además es importante prestar atención a los tipos de macetas para orquídeas.

Macetas para después de trasplantar

Cuando hay muchas raíces o veas raíces largas saliendo por el borde de la maceta, significará que la planta ha crecido suficiente y necesita un cambio de maceta.

Cómo cuidar las orquídeas según la época del año

La primera regla de esto será que sólo la deberás regar con agua cuando el sustrato esté prácticamente seco y que esta esté a temperatura ambiente.

En definitiva, la frecuencia con lo que deberás hacerlo es unas dos veces por semana en primavera y verano, los meses más calurosos para que el agua la refresque; y una vez cada dos semanas durante el invierno y otoño, quizás el frío sea más delicado para ella.

De marzo a octubre es buena idea que agregues un poco de fertilizante especial a las orquídeas en sus riegos unas dos veces al mes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *