Nuevas soluciones para tratar el cáncer

En la 55ta reunión de la Sociedad Americana de Oncología, Janssen se destaca con tres novedosas moléculas que transforman la vida de pacientes con cáncer.

Janssen, el grupo de compañías farmacéuticas de Johnson & Johnson, presentó más de 30 resúmenes de data clínica sobre avances científicos y nuevas investigaciones en cáncer de próstata, hematología y tumores sólidos durante la reunión número 55 de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés), que se llevó a cabo el mes de junio en la ciudad de Chicago, Estados Unidos.

«La reunión anual de ASCO representa un lugar importante para presentar lo último de nuestros programas de investigación y desarrollo, y muestra nuestro compromiso para mejorar la vida de los pacientes a los que se les ha diagnosticado cáncer, a través de medicamentos innovadores», expresó el doctor Peter Lebowitz, Jefe del Área Terapéutica Global, Oncología, Janssen Research & Development, LLC.

Tres moléculas en oncología-hematología fueron seleccionadas para presentarse en Lo Mejor de ASCO, en donde se destacan las investigaciones más relevantes para la comunidad médica y con mayor impacto positivo para los pacientes. Se trata de apalutamida, daratumumab e ibrutinib, terapias innovadoras que transforman la vida de pacientes con cáncer de próstata, mieloma múltiple y leucemia linfocítica respectivamente.

Apalutamida: mejora la sobrevida de pacientes con cáncer de próstata

El estudio de fase 3 TITAN, que incluyó 1.052 hombres en 23 países, es el primer estudio en pacientes con cáncer de próstata metastásico sensible a la castración que demostró que el uso de apalutamida en conjunto con la terapia estándar (ADT, por sus siglas en inglés), versus placebo más ADT, extendió significativamente (33%) la mediana de sobrevida de estos pacientes y mejoró notablemente su supervivencia libre de progresión radiográfica o muerte (52%) .

Daratumumab: altos índices de respuesta para pacientes con mieloma múltiple

El estudio fase 3 CASSIOPEIA, es el más grande que se ha llevado a cabo en pacientes recién diagnosticados con mieloma múltiple elegibles para trasplante. Con la participación de 1,085 personas en total, el estudio confirmó que la molécula daratumumab, en combinación con la terapia estándar versus la terapia estándar más placebo, utilizada en primera línea de tratamiento, resultó en altos índices de respuesta y más tiempo de sobrevida libre de progresión de la enfermedad. A los 100 días de ser trasplantados, la tasa de respuesta de los pacientes fue significativa-mente más alta que la combinación con placebo (29%).

La supervivencia libre de progresión mejoró significativamente tras 18.8 meses de seguimiento. Esto se tradujo en una sobrevida libre de progresión de 18 meses (93%), ocho por ciento más que la combinación con placebo.

Por su parte, el estudio de fase 3 COLUMBA, que incluyó a 522 personas, evaluó la aplicación de daratumumab vía subcutánea junto con hialuronidasa humana recombinante PH20 para tratar pacientes con mieloma múltiple que han recibido al menos tres tratamientos anteriores o en los que el cáncer ha regresado o ha avanzado a pesar del tratamiento. Sus resultados confirman que esta nueva presentación de daratumumab reduce el tiempo de administración del medicamento. Asimismo, la sobrevida libre de progresión fue comparable en ambas presentaciones, subcutánea e intravenosa, lo que refuerza el potencial de una nueva vía de administración de daratumumab para tratar a estos pacientes.

Ibrutinib: leucemia linfocítica crónica bajo control a largo plazo

Un seguimiento de seis años del estudio RESONATE™, el cual compara la efectividad de la molécula ibrutinib administrada sola en pacientes con leucemia linfocítica crónica y linfoma linfocítico de células pequeñas en los que el cáncer ha regresado o ha avanzado a pesar del tratamiento versus la molécula ofatumumab, confirma que ibrutinib puede lograr el control de la enfermedad a largo plazo.

Los resultados demuestran que ibrutinib no solo mantiene la sobrevida libre de progresión de la enfermedad por más tiempo (44.1 meses) versus ofatumumab (8.1 meses), sino que además provee una mediana de sobrevida mayor (67.7 meses) versus ofatumumab (65.1 meses).

Por otra parte, los nuevos resultados del estudio RESONATE-2 tras cinco años de seguimiento, ratifican que ibrutinib, al ser administrado en pacientes recién diagnosticados con leucemia linfocítica crónica y linfoma linfocítico de células pequeñas, incluyendo aquellos con enferme-dad de alto riesgo genético, provee una sobrevida libre de progresión sostenida (70%), es decir que la enfermedad en siete de cada 10 pacientes no progresó en cinco años.

“Es un orgullo ser parte de un equipo de más de 30 mil científicos y profesionales de Janssen que con pasión y valentía impulsamos el desarrollo de terapias innovadoras con las que estamos transformando la vida de quienes viven con una enfermedad tan devastadora como el cáncer”, afirma la doctora Tatiana Deschamps, Directora Médica de Janssen Centro América y Caribe.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *